Organiza tu hogar de forma ergonómica.

Aunque usted no lo crea, la forma en que se organiza y se ubica los diferentes elementos en una casa tiene un impacto directo en la calidad de vida de tu familia e incluso hasta en una comunidad. Por ello, es importante  tomar medidas para que tu hogar, y todos tus objetos y utensilios, sean de fácil acceso y manipulación.

La ergonomía en el hogar es básicamente velar para que las actividades que realiza la persona se hagan en un contexto de bienestar, seguridad y eficiencia. El diseño ergonómico es aquel que procura que tanto herramientas como utensilios, sistemas y equipamiento en general, se ajusten a las características y limitaciones de las personas, buscando por sobre todo optimizar su eficiencia, seguridad y confort”

El diseño del hogar.

La ubicación de los objetos en una casa influye mucho en la calidad de vida de sus habitantes, ya que puede hacer que sean más cómodas algunas acciones a ejecutar y además previene enfermedades relacionadas al esfuerzo físico exagerado o incluso algunas peligrosas caídas. Estructurar una casa ergonómicamente genera una mayor seguridad, protege la salud de sus ocupantes y además disminuye el riesgo de lesiones y accidentes. En términos más generales, la ergonomía brinda un mayor bienestar a los que habitan ese espacio.

“La ergonomía se hace presente primero en la definición del equipamiento de la casa, sus dimensiones y la distribución de estos. La elección de los materiales con los que está construida, su iluminación y hasta los colores con las que está pintada, son todas variables que afectan a las personas y producen en ellas una serie de percepciones y sensaciones”

Recomendaciones ergonómicas para el hogar.

Se registran en el Registro Nacional cuando se constituye el condominio. La forma más fácil de adquirirlo es consultarle a su agente de bienes raíces, al abogado del vendedor o ir al Registro Nacional usted mismo.

El docente de Diseño de Interiores de la Universidad del Pacífico y Magíster en Ergonomía, Octavio Astorga, entrega interesantes tips para estructurar el hogar de manera eficiente y más segura, y para realizar las actividades cotidianas de la mejor forma:

  • Al barrer o pasar la aspiradora: Es recomendable tomar el implemento a la altura comprendida entre el pecho y la cadera, flexionar levemente la rodilla más avanzada y mover solo los brazos, de manera que se mantenga la espalda lo más vertical posible y sin mayor inclinación. En caso de tener que limpiar bajo los muebles, al inclinarse es bueno apoyar una rodilla en el suelo.
  • Al hacer la cama: Curiosamente es una de las labores domésticas que puede resultar más fatigante para el cuerpo humano, ya que implica realizar esfuerzos con la espalda doblada y los brazos extendidos. En tareas de este tipo, el riesgo de lesión crece a medida que aumenta la distancia horizontal entre las manos y la región lumbar.

El disco intervertebral llamado L5 S1, ubicado en la parte baja de la espalda, es el punto donde se concentran las fuerzas derivadas del peso del cuerpo y de las cargas sostenidas o desplazadas. Este disco lumbar es uno de los tejidos más vulnerables y su excesiva compresión es causante de hernias discales y del conocido y doloroso lumbago. Por lo tanto, la recomendación al hacer la cama es hacerlo parceladamente, es decir, rodeando la camaHay que despegar de la pared aquellas camas que están adosadas, para evitar excesivos estiramientos o, lo que es mejor, hacer esta tarea entre dos personas, una por cada lado.

  • Cosas pesadas a una altura media: Una de las equivocaciones más comunes es almacenar o guardar los elementos más pesados o voluminosos en las partes más altas o más bajas de clósets o estantes, cuando debiera ser todo lo contrario: lo más pesado siempre debe manipularse a la altura de la cintura, en la zona media del cuerpo. Los peligros de caídas y molestias lumbares son innumerables debido a este error. Lo más importante es siempre recordar que cuando se movilice una carga, hay que hacerlo con el peso lo más cerca posible del eje vertical del cuerpo.
  • Lavamanos y otros elementos a la altura del codo: En términos generales, se sugiere que se encuentren a la altura del codo del usuario, pero todo depende de la actividad que se realiza. Por ejemplo, para una situación donde se requiere de la aplicación de fuerzas, como cortar o manipular elementos pesados, la recomendación es bajar el plano de trabajo algunos centímetros bajo la cota de los codos. Por el contrario, si la actividad requiere precisión y una mayor exigencia visual, la recomendación es subir el plano de trabajo sobre la cota de los codos. Cualquier sea el caso, siempre se debe velar para que la columna permanezca recta y el peso del cuerpo este bien repartido en ambos pies.
0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *